Imperio de la América Mexicana

Provincias y Territorios

El Imperio de la América Mexicana tiene divisiones administrativas internas conocidas como Provincias y Territorios. A diferencia de los Reinos federados, las provincias y los territorios no tienen autonomía y dependen directamente del gobierno de Su Majestad Cesárea el Emperador.

Las provincias pueden mantene órganos de autogobierno, que responden ante los supremos poderes del Imperio. Generalmente están gobernados por un Virrey, nombrado por el Emperador.

Los territorios son divisiones administrativas muy poco pobladas y con poca actividad, que por lo tanto, son puestos al cuidado de un Corregidor, nombrado por el Emperador, que atiende cualquier asunto que pueda producirse. Los territorios no tienen órganos de gobierno formales, por la ausencia poblacional.