Imperio de la América Mexicana

Preguntas Frecuentes

(FAQ-ANH) Preguntas Frecuentes sobre el Imperio de la América Mexicana

¿Qué es el Imperio de la América Mexicana?

Es una Unión de micronaciones de habla hispana, creada el 30 de diciembre de 2010, bajo tres principios: Monarquía, Independencia y Unión. Ello significa que el gobierno de la Unión será siempre una monarquía con un Emperador a la cabeza, que el Imperio será siempre independiente dentro de la comunidad de micronaciones de todo el mundo, y que las micronaciones que integran el Imperio permanecerán unidas para siempre y se brindarán apoyo total. Por lo tanto, el Imperio de la América Mexicana es una “micronación de micronaciones”.

¿Qué es una micronación?

El Artículo II de la Constitución Política del Imperio de la América Mexicana (en lo sucesivo, la Constitución) define a una micronación como: “el conjunto de personas que se reconocen espontánea y conscientemente como pueblo reunido de forma natural a causa de su cosmovisión y de su identidad espiritual, espacial y social, obligado por pacto supremo a la unidad, la fidelidad y la hermandad, y que tiene el objetivo de perseguir el sostenimiento de una cultura, un ideario, unas costumbres y una visión del hombre, la organización social y el orden de las cosas.

Eso significa que una micronación son un grupo de personas que se identifican como pueblo y que tienen un proyecto social, cultural y político común.

¿Es una micronación un país chiquito?

No en ese sentido. Una micronación es una pequeña comunidad, de unas decenas de personas, con un proyecto común, pero no por ello son una aldea que desea establecerse como un país igual a México, España o Paraguay. La micronación es una pequeñísima sociedad, sin relación alguna con proyectos políticos, económicos, culturales o sociales de los países. Eso significa que una micronación no es un partido político, no es un movimiento revolucionario, ni es grupo alguno que desea realizar cambios o transformaciones en los países.

El micronacionalismo al que pertenece el Imperio de la América Mexicana, es ajeno a cualquier suceso de “las macronaciones” (macronaciones es el término con el que las micronaciones definen a los países, como México, España o Paraguay).

Por ello, muchos de los micronacionalistas (personas que componen una micronación) continúan siendo grandes admiradores de sus países, como México, España o Paraguay. El micronacionalismo no significa rebelión, ni odio, ni revolución, ni sociedades secretas. El micronacionalismo es cooperación, es trabajo, es amistad y es la virtud de la asociación del hombre con el hombre.

¿Reclama el Imperio territorios, tiene propiedades, es igual a un país?

El Imperio de la América Mexicana es una micronación digital, lo que significa que todas sus actividades se desarrollan exclusivamente en Internet. No tiene territorios, ni propiedades, ni ninguna clase de reclamaciones similares. Aunque existen micronaciones que proclaman la casa de sus habitantes, o miles de kilómetros de territorios como parte de sí, y bajo su soberanía micronacional, el Imperio de la América Mexicana no lleva ni llevará a cabo esas prácticas. Su territorio son los lugares de Internet que ocupa, y su soberanía es digital.

El Artículo IV de la Constitución dice: (…) El Imperio de la América Mexicana, y con él el micronacionalismo mexicano y el iturbidismo micronacional, proclaman la idoneidad de su existencia en la virtualidad, como forma más perfecta de existencia para la realización de su objetivo, y rechaza cualquier pretensión de igualdad o emancipación ante los Estados Unidos Mexicanos, identificándose como una subsociedad con derecho a la organización voluntaria y con soberanía únicamente sobre sí y sus súbditos. (…)

Por ello, el Imperio de la América Mexicana como micronación no se proclama en igualdad con los países, como México, España o Paraguay, sino que se reconoce como un grupo social dentro de los países, tan grande o pequeño como grande o pequeño es el número de sus integrantes, pero totalmente ajeno a los sucesos que ocurren dentro de esos países. El Imperio es como un mítico Shangri-La, una tierra aislada y utópica.

¿Es la micronación un juego de rol, o una actividad de diversión?

El micronacionalismo no es un juego de rol, ni representa un espacio para divertirse o llevar a cabo actitudes de esparcimiento. El Imperio de la América Mexicana es un lugar donde se comparte y transmite conocimiento, donde compartimos nuestros proyectos y utopías sociales, culturales o políticas y las llevamos a cabo en el pequeño Shangri-La que hemos construido. Por lo tanto, el micronacionalismo es un proyecto desinteresado, de cooperación y con una visión humanista principalmente.

¿Qué se hace en una micronación y qué hacen los micronacionalistas?

Una micronación es, como lo hemos mencionado, una utopía. En una micronación un grupo de personas comparten un ideal político (por ejemplo, una sociedad gobernada por filósofos), un ideal cultural (por ejemplo, la generación de conocimiento al acceso de todos), un ideal social (por ejemplo, una sociedad basada en la justicia: dar a cada quien según le corresponda), un ideal económico (por ejemplo, una economía basada en la cooperación de grupos de personas). Esos ideales compartidos son puestos en práctica, de tal forma que las personas que integran la micronación fabrican su propia sociedad perfecta.

Los micronacionalistas hacen uso de las herramientas que las nuevas tecnologías ponen a su disposición y mediante el trabajo exponen sus propias visiones utópicas: algunos apasionados a la política se encargan de gestionar un gobierno según los ideales comunes, los apasionados de la economía gestionan un modelo económico de productos ficticios cuyo fin es demostrar teorías económicas, los apasionados del arte crean majestuosos edificios digitales, los apasionados de las artes cortesanas gestionan las banderas, los escudos, entre otras cosas.

El micronacionalista es una persona que desinteresadamente comparte su trabajo, sus ideas y su visión, mediante una expresión limpia de los vicios como el dinero o la ambición. El micronacionalismo en ese aspecto es parecido a diversas comunidades en Internet, como por ejemplo aquellas en las que expertos en computación se ayudan mutuamente y ayudan a los que no lo son, sin recibir un centavo por su trabajo. El micronacionalismo es una comunidad libre y de solidaridad.

¿En el micronacionalismo se hacen negocios, puedo ganar dinero, me pedirán dinero?

El Imperio de la América Mexicana, como micronación, es totalmente ajena a cualquier transacción económica. En todo el tiempo de su existencia, en el Imperio de la América Mexicana no se ha gastado un solo centavo. Las páginas, los blogs y el foro, así como los diseños y demás trabajos existentes son hechos voluntariamente por los ciudadanos imperiales (integrantes del Imperio), y en servicios totalmente gratuitos. En ese sentido, lo único que gastarás será tu trabajo y tu computadora.

La Constitución prohíbe que se exija a cualquier persona cualquier clase de cooperación económica. Por ello existe total seguridad de que en el Imperio no se verá nunca un solo centavo, ni a favor ni en contra.

¿Como puedo formar parte del Imperio, cuáles serán mis obligaciones?

La persona que desea formar parte del Imperio de la América Mexicana lo que buscará es ser ciudadano imperial, es decir, pleno integrante de la micronación, con todos los derechos y obligaciones inherentes a tal condición. Se te pedirá tu nombre y apellido paterno, así como la ciudad y el país al que perteneces. Tú eres libre de compartir la información privada que desees, nadie puede obligarte a dar más datos, salvo el nombre y apellido paterno de tus padres, para la formación de tu propio árbol genealógico. La privacidad de tus datos es un derecho que otorga la Constitución.

Tus obligaciones son todas ellas relacionadas con la micronación y su sociedad: jurar fidelidad a Su Majestad Cesárea el Emperador, respetar y obedecer a las autoridades constitucionales, trabajar en la micronación, mediante actividades de tu elección: como política, sociedad, cultura, etc., en general: ser un buen ciudadano. Tus derechos son amplios: existe un cúmulo importante de garantías individuales, así como derechos políticos y sociales: tienes derecho a participar en el gobierno del Imperio, a ocupar los cargos públicos, a formar parte de las instituciones, etcétera.

Como hemos dicho, la micronación no es un país pequeñito, por lo que todos tus con-ciudadanos imperiales exigirán de ti que te comprometas con el Imperio y compartas lo mejor de ti: tus mayores virtudes, tus conocimientos, tu trabajo, tus ideales y tus proyectos, así como tu entusiasmo. La clave del buen ciudadano imperial es el trabajo: entre más comprometidos, más influencia tendrás en el desarrollo de la vida del Imperio.

Anuncios

Una respuesta

  1. Alfredo

    Viva el III Imperio Mexicano!!!

    9 mayo, 2011 en 11:35 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s